jueves, 1 de agosto de 2013

LOS PRIMEROS AÑOS DE LA RECONQUISTA



   Con el reparto de tierras conquistadas, surgió una violenta guerra civil entre bereberes y árabes, lo que favoreció el inicio de la reconquista. El gobernador musulmán en España, Muza, es llamado a Damasco  para responder de cargos por su administración en la tierra conquistada. Deja en el cargo a su hijo Abdelaziz que, se había casado con Egilona, la viuda del último rey godo Don Rodrigo. Al salir de la mezquita en Sevilla, fue asesinado por otros árabes que le acusaban que querer independizarse de Damasco, y su cabeza enviada al califa, quién reprobó la acción y castigó a los asesinos.

    Entre los años 726 y 732, hubo en España seis emires, y tan solo dos de ellos lo fueron durante más de dos años. Tan solo Abderramán al-Gafiqui, gobernador en el 730, fue considerado un hombre justo, pues se preocupó de que existiera equidad entre árabes y cristianos, incluso en los asuntos religiosos, ya que pensaba que, según el Corán, tanto cristianos como judíos, eran seguidores del Libro, a su manera, pero les tenía prohibido cualquier signo externo.

   Don Pelayo es nombrado rey de Asturias tras su victoria en Covadonga (año 722) ; muere en el 737 en Cangas de Onís, y le sucede su hijo Fáfila o Fabíla que murió en el 739 al parecer atacado por un oso. Hereda el trono Alfonso, hijo del Duque de Cantabria que estaba casado con  Ermesinda, hija de Don Pelayo. Este es un hombre de gran valor y consciente de haber iniciado la reconquista funda el reino Asturleonés, y si hubiera tenido suficientes hombres de armas y gente para repoblar sus conquistas, hubiera conseguido prácticamente la mitad de la península, ya que venció a los moros en Lugo, Oporto, Tuy, Anegia, Braga, Visco, Chaves, Ledesma, Salamanca, Zamora, Ávila, Astorga, León, Simancas, Saldaña, Amaya, Segovia, Osma, Sepúlveda, Arganda, Clunia, Mabe, Oca, Revenga, Miranda, Aveiga, Carbonarica, Alesanco, Cenicero y otras muchas fortalezas y villas.


   Alfonso I dotó al reino de una verdadera corte y recuperó parte de la tradición visigótica, añadiéndole un fuerte componente cristiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario